lunes, marzo 1

Silencio Blanco.



Una jarra rota que derrama silencio
-silencio como leche nueva pero agria-
(silencio dicen los dioses y los ríos brotan de las piedras)
[dice el hombre que calla cuando silencio se hacen sus dientes dispersos].
Una página en blanco con mensaje escondido
-blanco como el ruido insistente de los insectos omnívoros-
(blanca se volvió la ceniza tras consumir los leños que alimentaban la luz)
[dice la mujer que ha vuelto blancas las palabras para que atraviesen el viento]
Una resolución silenciosa y blanca
-silencioso y blanco el beso que despidió al ejército-
(silenciosos y blancos los enjambres de deseos que condenaron las razas puras)
[blanco como el silencio, silencioso como la página blanca, el destino se rompió en tus manos].

4 comentarios:

cArDbOaRd wInGs dijo...

Un silencio adecuado concede la palabra. Un silencio pausado, un silencio transtornado. Un silencio. ¿Acaso el silencio nos concede la calma?, o es que ¿Nosotros callamos nuestras ansias?

Cómo sea, podemos pintar de blanco las paredes, el techo, incluso la almohada.. pero la ubicuidad del deseo es completamente impredecible, incontenible y translúcido

Lord Edramagor dijo...

Tan podemos pintar de blanco cualquier cosa como pintar de silencio cualquier teoría.
Eso.
Saludos! n_n

Anónimo dijo...

Imagina que yo soplara un poco de polvo del silencio agriamente empedrado por su dispersidad. O al escondido omnívoro de la luz atravesando al blanco ejercito de razas destinadas...

Que buen poema, Edrámagor.

Lord Edramagor dijo...

Agradecido con su comentario. Es uno de los textos de los que me siento más satisfecho, lo confieso.
Un abrazo fuerte!